girl playing inside her room
MAMÁS

¿Qué hacer con tantos juguetes?

Como padres, sabemos lo que sucede tras el cumpleaños o la celebración de la navidad en familia, como regalo nuestros pequeños reciben una cantidad excesiva de juguetes. 

Así, mi hija aún pequeña tenía una cantidad tan abrumadora que, empecé a notar que ni siquiera jugaba con ellos.

Estaban allí, sin ninguna utilidad, ocupando un espacio y me atrevo a asegurar que jugaba con menos del 10% de ellos.

Era tal la suma que, ella solo los sacaba, los tiraba al suelo y al final, nos tomaba más tiempo recogerlos, que el lapso que pasaba con ellos.

Así, un día tomé la decisión de hacer una depuración y para mi sorpresa, algunos estaban casi nuevos. Separé aquellos que a mi pequeña le encantaban y los dejé a la vista y a su alcance.

Otro tanto, en su mayoría didácticos, musicales o deportivos, los organicé por estaciones y los fui rotando, creando a diario la novedad que tanto le gusta a los niños.

El cambio fue extraordinario, mi hija empezó de nuevo a jugar con ellos pero, de una manera diferente, pues cada día es más creativa e innovadora en la forma de utilizarlos.

Pese a su corta edad, su nivel de concentración aumentó y ahora es capaz de mantenerse en un mismo juego por más tiempo.

También se volvió más independiente, pues al tener menos juguetes, seleccionados y organizados, los ubica con facilidad y crea sus propios juegos.

Con aquellos que decidimos donar, también hubo para mi pequeña una oportunidad de aprender: a decidir, a empezar a hacer acuerdos, dejar ir lo que no necesita y a dar a alguien más.

Lo cual también fue una gran lección como mamá, al reconocer que los niños pierden con rapidez el interés por un juguete nuevo, entonces ¿Por qué abrumarlos con ellos?

Los juguetes pasan pero, las experiencias permanecen en la memoria de nuestros hijos.

karl-fredrickson-74973

Cuéntame tu experiencia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.