MAMÁS

¿Hablar de dinero a los niños?

Educación financiera para niños

Sin duda, la educación financiera es importante para nuestros niños pero, aun está ausente en la mayor parte del sistema educativo.

Asignatura que, tampoco recibimos quienes hoy en día somos padres. Así, imagino lo diferente que hubiera sido nuestra historia, de haber tenido educación financiera en la infancia. 

Hubiéramos aprendido por ejemplo, a no gastar más de lo que ganamos, ahorrar para nuestra vejez y a tener un fondo de emergencias.

Entenderíamos el impacto de las variables económicas como la inflación y en lugar de haber caído en deudas tóxicas, las habríamos utilizado a nuestro favor.

Contaríamos con activos, múltiples fuentes de ingreso, y muchos de los negocios que emprendimos sin el suficiente conocimiento, hubieran resultado exitosos.

Sin embargo, nuestra realidad fue otra, pues por lo general, nuestros padres nos dieron una buena educación pero, pocos nos hablaban de dinero.

Porque pensaban que, no era un tema para tratar con los niños y por su parte en las escuelas el foco estaba en memorizar datos pero, no en cómo aplicar ese conocimiento.

Lo que sumado a que, en algunas de nuestras religiones, la riqueza material es aun vista de forma negativa, el panorama no es muy halagüeño. 

Así, lo que aprendimos fue por ensayo y error, por lo cual hoy somos conscientes de la importancia de la educación financiera para el bienestar de nuestros hijos.

Pero, con un sistema educativo que aun no incluye las finanzas, nos corresponde educar a nuestros pequeños en el tema y la mejor forma de hacerlo es a través del ejemplo.

Educar a través del ejemplo.

Rara vez nuestros hijos nos escuchan, pero, imitan y repiten nuestros comportamientos. Por lo cual debemos ser conscientes de transmitir que el buen manejo del dinero, da buenos resultados.

Desde temprana edad, explicarles de dónde proviene el dinero y de que manera se obtiene, creando una relación realista con el mismo.

Ya que de lo contrario, tendrán una visión fantasiosa y poco les importara cuál es su origen y mucho menos gastarlo, para obtener lo que desean.

La mesada semanal, es una oportunidad perfecta para que aprendan a administrarlo, afianzando el concepto de ingresos y gastos.

Encontrando el equilibrio, que los lleve a hacer un presupuesto y destinar un porcentaje para el ahorro.

Cuando manejan una cuenta bancaria, se despierta su interés por aprender cómo funciona el sistema financiero.

Al igual que cuando los involucramos en las decisiones de compra familiares, les enseñamos cómo podemos sacar mayor provecho al consumir de forma razonable.

Principios que aplicarán en sus propias decisiones, tomando una posición más crítica frente a los anuncios a los que están expuestos. Para poder discernir lo que pueden adquirir.

La educación financiera en la adolescencia.

En este aprendizaje, la adolescencia es una etapa decisiva, ya que por muchas circunstancias empiezan a manejar montos de dinero más grandes y algunos medios de pago y crédito.

Con una mayor claridad sobre las opciones para generar ingresos y los conceptos de ahorro, crédito e inversión.

Pues ya mas de uno, se habrá aventurado con su primer trabajo de vacaciones o tal vez la venta de algún producto.

De ahí la importancia de sentar bases desde la niñez, porque deberán tomar decisiones, estarán más expuestos a la publicidad, tendrán más presión de grupo y mayores tentaciones de gastar. 

Como padres, debemos ver esta etapa con serenidad, ya que cometerán errores que así no nos gusten, será la manera en la cual también aprenderán a asumir sus consecuencias.

Adquiriendo las responsabilidades que sentarán las bases de una sólida educación financiera que propiciará un futuro prometedor.

Cuéntame tu experiencia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.