pexels-photo-1092671.jpeg
BALANCE

¿Cuánto tiempo pasas frente a una pantalla?

Esto es lo que pasa si estás mucho tiempo frente a una pantalla

person holding black smartphone
Photo by Ron Lach on Pexels.com

Los que tenemos hijos, seguro hemos escuchado el término «Screen time» porque la mayoría de nosotros controlamos el tiempo que pasan nuestros pequeños frente a las pantallas.

Pantallas tan tradicionales como la televisión y los computadores pasando por las tabletas y los smartphones, pero ¿Qué pasa con nosotros los adultos?

Te has preguntado alguna vez ¿Cuánto tiempo pasas frente a una pantalla?. Según varios estudios, a nivel mundial pasamos en promedio 8 horas diarias frente a la pantalla de algún dispositivo.

Bien sea por trabajo, información u ocio. Tema nada insignificante, si contamos que, dormimos en promedio 8 horas y pasamos otras 3, en el tráfico. Entonces, ahí queda nuestro tiempo.

Justo por lo cual, quise ser más consciente para disminuir el efecto negativo de permanecer mucho tiempo frente a las pantallas y empecé con 3 simples acciones:

Diferenciar lo que es mantenerse informado

Mi primera acción, llegó de la mano de mi casero en el 2011, un exitoso ejecutivo que había abandonado todo para convertirse en un Maestro Reiki, su experiencia me llevó a cuestionarme.

El hablaba de la influencia negativa que tienen los medios de comunicación, porque nos llevan a vivir con temor, nos vuelven adictos al miedo y a aumentar nuestra percepción de inseguridad.

Así nos crean la urgencia de querer estar enterados de forma permanente de todo lo que sucede, como si esto fuera el remedio para protegernos de que algo malo nos suceda.

Hoy solo basta con ver un noticiero, telediario o revisar una red social para enterarnos de todas las malas noticias no solo locales si no en todo el planeta.

Y si esto es con lo que despiertas en la mañana y con lo último que te acuestas, estarás cargado de emociones como: miedo, rabia, tristeza y frustración, entre otras.

Con una sensación de inseguridad, impotencia, estrés y ansiedad que, determinarán tu actitud y tus decisiones a lo largo del día.

Sé que estarás pensando que no puedes vivir como un ermitaño y que necesitas estar informado. Es cierto, pero, desde hace muchos años aprendí a diferenciar qué es en realidad estar informada.

Entonces decido qué escuchar, ver o leer, haciéndome éstas preguntas, ¿Esta noticia aporta valor a mi vida?, ¿es vital que la conozca?, ¿puedo cambiar, mejorar, ayudar o aportar en algo en dicha situación? ¿Es relevante que la comparta, y desde esa perspectiva elijo.

Disminuir la exposición a los estereotipos en los medios

Medios que además, influyen en la creación de falsos estereotipos, con los cuales sentimos que nunca somos o tenemos lo suficiente, porque siempre nos hace falta algo.

Belleza, salud, una pareja, perder kilos, un mejor carro, una casa más grande o estar a la moda. Hacernos sentir seres incompletos funciona, alienta el consumismo y genera millonarias ventas.

Sin mencionar el grave perjuicio que éste bombardeo permanente puede ocasionar a nuestros niños y adolescentes que aún no tienen la madurez para filtrar esta información.

Eliminar las distracciones

De manera involuntaria, día a día vamos haciendo parte de nuestra vida, hábitos como interrumpir nuestras tareas y conversaciones por una notificación, correo o llamada que recibimos.

Así, queremos participar de todos los chat, publicar o ver todo el tiempo nuestras redes sociales y al finalizar el día, llegamos a casa a prender la televisión, el computador o nuestra Tableta.

No es gratuito entonces que estemos cansados y con la sensación de haber pasado todo el día muy ocupados, pero a la larga, sin haber hecho lo que tiene importancia. 

La tecnología genera muchas distracciones que sin darnos cuenta, consumen nuestro tiempo. Es allí donde en vez de facilitarnos la vida, nos la esta complicando.

La buena noticia es que, liderar nuestra vida desde las pequeñas acciones está en nuestras manos y podemos priorizar y usar el tiempo en aquello nos lleve a tener logros.

Trabajar por bloques de tiempo que nos permitan dedicarnos a lo que es importante, mantener la concentración y finalizar la tarea.

Utilizando en esos momentos, el botón de silencio de nuestro teléfono, bloqueando la publicidad y administrando nuestras notificaciones.

La mayoría de nuestros trabajos no requieren que permanezcamos en alerta y tengamos que consultar nuestros dispositivos cada segundo.

Por ello, estos pequeños cambios que puedes implementar desde hoy, te permitirán recuperar tu tiempo, tu vida y reconectar con los tuyos, para disfrutar desde ahora de las experiencias reales.

Comienza haciendo lo necesario; luego haz lo posible y de repente estarás haciendo lo imposible.

San Francisco de Asís

Cuéntame tu experiencia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.