BALANCE

Lo que deberías estar haciendo.

Este año lo arranqué con mucha ilusión y resolución así, con varios proyectos en mente y guiada por esos propósitos, ya había emprendido las acciones para hacerlos realidad. Hoy, sin haber abandonado esos sueños, mis prioridades son otras, y reconozco que la brecha entre mis objetivos y el resultado, se agranda y sé que tal vez este se aleje o no llegue a ser lo que esperaba.


Sin embargo, tras las lecciones que me han dejado las experiencias de muchos años de convivir con la ansiedad que me producía pretender controlar un futuro que siempre es imprevisible, en la actualidad, soy capaz de aceptar la incertidumbre como parte inherente de la vida, sin sentir que debería estar haciendo algo diferente de lo que estoy haciendo ahora, para poder fluir con el momento, en las inusuales circunstancias que estamos viviendo.


Así, en lugar de entrar en pánico y sentir que mi mundo colapsa, intento ser flexible con las expectativas que me había planteado, con lo cual me abro a aprender de este proceso y de las nuevas vivencias que ha traído; reafirmando mi confianza para superar los retos que plantea, aceptando que no hay uno, sino miles de futuros posibles y las oportunidades siempre estarán allí, para el que sepa observar y adaptarse al cambio.

Photos by Yoel Peterson and Glenn Carstens-Peters on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.