BALANCE

Espacio personal y tiempo para todo

En esencia los seres humanos somos territoriales y hacemos de nuestro espacio personal, una zona íntima y privada de sosiego. Conservar ese espacio, es sin duda un desafío por estos días, cuando convivimos en familia.


Lo que puede aumentar nuestros niveles de estrés y malestar, al sentirnos incapaces de gestionar nuestros límites, creando así un ambiente propicio para el conflicto, al sentirnos abrumados e invadidos. Es por ello por lo que se hace vital encontrar momentos para conectar con nosotros mismos y restaurar nuestro equilibrio.


Siendo realistas, entre la educación de nuestros hijos, el trabajo y los quehaceres cotidianos, muchos no podemos pretender tomarnos días o grandes espacios de tiempo para nosotros mismos pero, si podemos disfrutar de pequeños intervalos de calma y silencio donde podamos validar cómo nos estamos sintiendo.


Tener estos espacios cotidianos solo para nosotros, tales como una ducha tranquila, tomar en calma nuestro té favorito, leer en silencio, ver una película, trabajar en nuestros proyectos personales, practicar un afición o deporte y descansar, aunque solo sea por pocos minutos, pueden hacer una gran diferencia.


Espacios que nos permitan hacer los ajustes que necesitemos para adaptarnos de la mejor manera, haciendo una pausa para gestionar adecuadamente nuestras emociones, mejorando nuestro estado de ánimo, aumentando nuestra capacidad para encontrar soluciones creativas y fortaleciendo nuestro sistema inmune.


Ser menos reactivos y más asertivos en estos caóticos momentos, con certeza nos pueden ayudar a incrementar nuestra sensación de paz interior, mejorar nuestras relaciones y reafirmar nuestra confianza en que así como todas las circunstancias llegan, también pasan.


“Casi todo vuelve a funcionar si lo desconectas durante unos minutos…. incluido tu”
Anne Lamott

Photo by Sincerely Media on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.