BALANCE

Cómo sentirte mejor en este momento

Estos días son una montaña rusa de emociones y sin darnos cuenta, vamos asumiendo que el estrés, la ansiedad, no dormir bien, los achaques o sentirnos irritables, tristones o apáticos es normal.


Así pasan los días y vamos ignorando estas señales, que poco a poco van pasando a ser parte de nuestra cotidianidad, empezando a ser estados frecuentes, que afectan nuestra salud mental y física. Lo que además nos lleva a bloqueos de nuestra creatividad, falta de foco y olvidos constantes, aniquilando nuestra productividad.

Para cada uno de nosotros las causas que disparan estos estados son diferentes, la sobreexposición a noticias, el miedo a la incertidumbre, la sobrecarga laboral, la presión de las obligaciones, las relaciones conflictivas o la soledad, y aunque no siempre identificamos el motivo, si podemos intuirlo y al ser consciente, podemos trabajar para lograr nuestro bienestar.


Así, bien sea porque antes nuestra rutina era muy acelerada y ahora sentimos que perdemos el tiempo o por el contrario, ahora tenemos mucha presión con las obligaciones que nos surgieron. Nuestra adaptación, empieza por reconocer que nuestra vida cambió, para poder trascender con éxito los desafíos de este momento, en lo que es muy útil vivir un día a la vez.


Si de disminuir nuestros niveles de estrés se trata, un minuto de risa al día, nunca será un minuto perdido. Obligarnos a reír, mejora nuestro estado de ánimo, oxigena el cerebro, nos permite poner contexto a la situación, pensar con más claridad y tener una perspectiva más optimista de la situación.


Si sentimos agobio, es bueno recordar que aunque no hay tiempo para todo, debe haber tiempo para lo importante y eliminar el resto. Priorizar nos permite dejar ir las expectativas previas que teníamos y concentrar nuestra energía y tiempo en lo que ahora es esencial.


Al igual que para lograr que nuestra vida fluya de manera más simple, hay que relajarnos más a menudo. Desconectarnos, salir a caminar, tomar una ducha sin afán, disfrutar una taza de té o no hacer nada, nos permite organizar nuestras ideas, encontrar la solución que necesitamos e incrementar nuestra creatividad y productividad.

El ambiente donde pasamos nuestro tiempo, influye también en nuestro estado de ánimo; por ello debe tener lo que nos gusta y reflejar lo que somos, además de hacernos sentir seguros, propiciar nuestra concentración y brindarnos funcionalidad y confort. Pequeños detalles, pueden mejorar nuestra calidad de vida.

Photo by Sincerely Media on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.