ABUNDANCIA Y PROPÓSITO

¿A qué precio quieres llegar al éxito?

Persigue tu propia definición de éxito, sin sacrificar lo que es importante para ti.

El éxito es definido como el resultado satisfactorio de una acción o proyecto y al trasladar este concepto a nuestra vida, se convierte en una definición personal, subjetiva y única.

Pero, si olvidamos esta individualidad, adoptamos un concepto de éxito que no es nuestro, pasando por alto y sacrificando lo que es importante para nosotros.

De ahí la importancia de definir qué es para nosotros el éxito, siendo conscientes de que nuestras decisiones y acciones nos lleven a lograrlo, pagando el precio que implique.

Entendiendo que, ese precio es todo aquello a lo cual renunciamos, cuando aceptamos o decimos si a algo en pro de alcanzarlo.

Te comparto entonces, 5 reflexiones que te ayudan a definir lo que es el éxito para ti:

El éxito es coherente con tus valores

Si en este momento nos preguntaran, ¿Qué es lo más importante para nosotros?, solemos dar respuestas como, mis hijos, mi familia o cumplir mis sueños.

Pero, en ocasiones nuestras decisiones y acciones van en contravía cuando, por ejemplo, teniendo otras opciones, aceptamos un empleo que nos demanda largas y extenuantes horas de trabajo.

Priorizando el ganar más dinero pero, sacrificando el tiempo con nuestros hijos, nuestra familia y sin dejar espacio a los proyectos que pueden tener una mayor importancia en nuestra vida.

Por ello, es importante reflexionar sobre cuáles son esos valores reales que nos mueven, para definir el éxito que queremos alcanzar.

De esta manera, si en efecto, uno de nuestros valores es la familia, estaremos dispuestos a pagar el precio, de ganar menos para, compartir más con los nuestros.

Lo que también nos da la oportunidad de conciliar y encontrar soluciones para todos los aspectos de nuestra vida, cuando el éxito que perseguimos, es coherente con nuestros valores.

La única medida del éxito no es el dinero

Si bien la riqueza material la podemos asociar en algunos casos, al éxito profesional o los negocios, es importante tener en cuenta que el dinero es una consecuencia.

Pues este recurso por lo general, es el resultado de un logro más grande, que no se limita a perseguir el dinero como un objetivo per sé.

Es por ello que, para muchos de nosotros el dinero por sí solo, no es sinónimo de haber alcanzado el éxito.

Porque sabemos que la sustancia de nuestra vida va más allá, e involucra medidores de éxito alineados con una visión más amplia para, lograr una existencia más provechosa y significativa.

La competencia no siempre es el camino

Muchos hemos escuchado frases como «Hay que competir para alcanzar el éxito» pero, centrarnos en la comparación y la competencia con los demás, nos desvía de alcanzar nuestro propio éxito.

Así, muchos terminan convirtiendo su vida en una competencia que, puede volverse una carrera sin fin por alcanzar una meta tras otra, por las razones equivocadas.

Olvidando en el proceso, aquello que en principio era su razón de ser y hacer, desvirtuando su propósito y cambiando por completo sus prioridades.

El éxito implica aprendizaje permanente

Para alcanzar el éxito hay que aprender de forma permanente, lo que nos demanda una alta dosis de humildad.

Humildad para reconocer que no sabemos tanto como creemos y que nos equivocamos; aceptar que necesitamos ayuda y recibirla; y perseverar pese a lo que consideremos fracasos.

Por lo cual, tenemos que dejar a un lado el ego para convertirnos en aprendices permanentes. Precio que, también debemos estar dispuestos a pagar.

Reconoce cuando ya alcanzaste el éxito

Para finalizar, es preciso recordar que nuestro éxito es único y personal, con lo cual muchas veces los reconocimientos no provienen del exterior, sino de nosotros mismos.

Así, en muchas ocasiones, nuestro éxito no será evidente para los demás pero, lo será para nosotros.

Cuando tenemos claro cuál es el éxito que perseguimos, muchos dejaremos de correr para darnos cuenta que ya lo hemos alcanzado.


Cuéntame tu experiencia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.