MAMÁS

COMO MAMÁ, APRENDO Y ENSEÑO A VALORAR LA DIFERENCIA.

ben-wicks-iDCtsz-INHI-unsplash

El respeto a sí misma y a los demás, es uno de los valores que considero más importantes en la educación de mi hija.  Deseo que ella valore la diferencia y enriquezca su vida con la diversidad, a partir de aceptar, respetar y apreciar su propia individualidad.

Como mamá, simultáneamente aprendo a hacerlo, ya que aunque me considero una persona respetuosa y tolerante, me deleito al ver a mi hija jugar de inmediato con otros niños, sin reparar nada.

Pude ser consciente entonces, de cuánto yo misma necesitaba aprender a valorar la diferencia pues, es una lástima pero, como adulta estoy cargada de prejuicios automáticos e inconscientes, de lo que creo es bueno o malo y forma parte de la manera en el cual me relaciono.

Parámetro desde donde comparo y juzgo a los que considero diferentes, a través de pequeñas acciones cotidianas y en apariencia, inofensivas; como examinar, censurar, murmurar, satirizar o reprobar por la apariencia, la forma de pensar, las costumbres, los comportamientos o las creencias, generando sesgo de la realidad.

Hoy, consciente de ello y con un compromiso honesto, evito juzgar, para permitirme ver el mundo desde una nueva perspectiva y poder sentir como lo hacen los demás, para ser capaz de generar la empatía necesaria para superar mis prejuicios y poder aceptar, respetar, apreciar y enriquecer mi vida con la diversidad que el mundo tiene.

Así, confío en que mi hija aprenderá a valorar la diferencia, si yo misma lo hago, ya que cobra mayor importancia lo que hacemos, que lo que decimos y esta es realmente una manera de impactar su crianza, cuando soy coherente.

Photos by ketan rajput and  Ben Wicks on Unsplash